¿HOMENAJE O SANCIÓN?

En el último partido de esta jornada, el disputado ayer entre el Getafe y Mallorca, se produjo un hecho que no por ser muy recurrente deja de ser controvertido, nos referimos a la tarjeta amarilla mostrada por el colegiado Paradas Romero al jugador del Getafe Diego Castro por quitarse la camiseta para celebrar el gol de la victoria y enseñar una camiseta con la fotografía del entrenador recientemente fallecido Manolo Preciado.


El apartado incidencias del acta oficial del encuentro recoge literalmente lo siguiente:


En el minuto 49 el jugador (17) Diego Castro Giménez fue amonestado por el siguiente motivo: quitarse la camiseta, con ocasión de la celebración de un gol.




Foto marca.com

Como ya hemos aclarado en diversos artículos anteriores en @Deportedeley, el Código Disciplinario de la RFEF dispone en el epígrafe destinado a las celebraciones lo siguiente:


Artículo 91 Celebraciones

1.    El futbolista que, con ocasión de haber conseguido un gol o por alguna otra causa derivada de las vicisitudes del juego, alce su camiseta y exhiba cualquiera clase de publicidad, lema, leyenda, siglas anagramas o dibujos, sean los que fueren sus contenidos o la finalidad de la acción, será sancionado, como autor de una falta grave, con multa en cuantía de 2.000 a 3.000 euros y amonestación.

En la primera jornada de esta Liga nos encontramos el primer antecedente de esta temporada de este tipo de infracción que resolvió el Comité de Competición con amonestación y multa de 2000 € a Villa por quitarse la camiseta y enseñar una foto de su familia y un lema “imposible sin vosotras”. Esta sanción fue ratificada por el Comité de Apelación ante el recurso presentado por el FC Barcelona por entender que “por muy emotivo que se pueda considerar el mensaje que el jugador envía a sus familiares la situación no tiene la excepcionalidad requerida en el colectivo general”.

Pues bien, la diferencia entre la celebración de Diego Castro y David Villa radica en que la doctrina del Comité sólo contempla una excepcionalidad que ha recogido en diferentes resoluciones, incluida la resolución del recurso por la sanción impuesta a David Villa, que podríamos denominar “la celebración-homenaje”. El argumento esgrimido para aceptar “algunas celebraciones” es el siguiente:

“En diferentes ocasiones, los Comités Disciplinarios, han analizado situaciones de este tipo que no han sido sancionadas, al tratarse o teniendo como base situaciones de excepcionalidad, que por determinadas circunstancias, conmovieron al colectivo de la sociedad o de los propios deportistas, tales como grandes catástrofes, situaciones de excepcional dramatismo o bien muertes de jugadores que por sus circunstancias alcanzaron la situación antes mencionada.” (Ver resolución íntegra resolución recurso David Villa)

En relación con lo anterior, desde @Deportedeley consideramos que la dedicatoria del gol de ayer de Diego Castro al entrenador Manolo Preciado, fallecido el pasado mes de junio de forma repentina conmoviendo al mundo del fútbol, debería ser excepcionada y no ser susceptible de sanción alguna por parte del Comité de Competición aplicando el argumentario y las justificaciones que los propios órganos disciplinarios de la Federación han utilizado en casos precedentes.

Comenta, opina y síguenos en @DeportedeLey.

Deja un Comentario

Categorias RFEF

Deja un comentario