FLOPPING: EL ARTE DEL ENGAÑO

Es bastante común en el mundo del fútbol utilizar la picaresca y el engaño para conseguir un beneficio para el equipo de forma antideportiva. Semana tras semana, partido tras partido, las imágenes de televisión muestran lamentables sucesos de jugadores intentando engañar al árbitro de forma permanente. Si ya es complicado arbitrar un encuentro debemos añadirle este tipo de artimañas que atentan contra la competición, el espíritu deportivo y el fairplay. 

flopping chelsea

Flopping de Oscar, jugador del Chelsea

 

Subsanar este despropósito desde los distintos comités de competición evitaría la presencia de auténticos artistas del engaño, expertos en la simulación e inocentes sancionados sobre los terrenos de juego. Por el bien del espectáculo sería interesante darle una vuelta a la situación y castigar al tramposo con contundencia. Hasta ahora este tipo de simulaciones ha pasado prácticamente impune a pesar de que la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) recoge en su Código Disciplinario sanciones aplicables para el tramposo:

 Artículo 122. Conductas contrarias al buen orden deportivo

Incurrirán en suspensión de hasta cuatro partidos o multa hasta 602 eu­ros aquéllos cuya conducta sea contraria al buen orden deportivo cuan­do se califique como leve.

 Artículo 124. Simulación

El jugador que induzca maliciosamente al árbitro a error o confusión, si­mulando haber sido objeto de falta o a través de cualquier otro medio o actitud, será sancionado con amonestación y multa de hasta 602 euros.

De esta forma se ha venido generando cierta corriente de desencanto entre algunos actores en el mundo del deporte. A principios de este año Joseph Blatter, presidente de la FIFA, se mostró harto de que los futbolistas simulen ser objetos de faltas durante los partidos. Incluso emplazó a los árbitros a que dejen fuera del campo más tiempo a los futbolistas que simulen. Si bien la propuesta de Blatter no resolvería el problema de los tramposos sería un paso en la dirección correcta en la batalla interminable del fútbol contra la simulación.

 En la mayoría de ocasiones la FIFA y sus confederaciones sólo entran para sancionar en circunstancias excepcionales como en el caso de Eduardo da Silva en donde la UEFA le suspendió inicialmente con dos partidos por simular un penalti en un partido de Champions League, aunque posteriormente la sanción sería revocada en apelación. O el caso de Rivaldo quien fue sancionado con 11.500 francos suizos por fingir haber recibido un balonazo durante el partido que enfrentó a su selección con Turquía. La acción supuso la expulsión del turco Hakan Unsal.

 Por norma general la Regla 12 de las Reglas de Juego de la FIFA contempla esta infracción sin ir más allá. Un jugador deberá ser amonestado por el árbitro con tarjeta amarilla si:

 intenta engañar al árbitro simulando una lesión o pretendiendo haber sido objeto de infracción (simulación)”.

 A pesar de la regulación los jugadores siguen buscando la trampa por lo que está claro que no es suficiente para frenar este tipo de acciones antideportivas. Sin embargo desde la temporada 2011 la Major League Soccer (MLS) en Estados Unidos ha dado un poco de luz a este asunto empezando a aplicar multas y suspensiones por flopping a través de su Comisión Disciplinaria, que tiene el derecho a revisar jugadas después de cada partido:

 MLS Disciplinary Committee Principles and Parameters

 In determining when it will act, the Disciplinary Committee will use the following parameters:

[…]

5. In obvious examples of simulation/embellishment.

Disciplinary Committee must be unanimous in its view of the incident, and it must be obvious.

 En virtud de esta norma, la Comisión Disciplinaria de la MLS ya ha multado a Charlie Davies, ex del DC United, con 1.000 dólares y también con la misma cantidad al jugador Alvaro Saborío, del Real Salt Lake. En ambos casos la MLS hizo hincapié en que estas conductas antideportivas empañan la imagen de la liga y es perjudicial para el juego. Como resultado de este sistema de revisión el flopping prácticamente no existe en la MLS, mientras que otras ligas se sigue haciendo frente a una crítica constante por su falta de acción sobre este asunto.

 De todas formas el fútbol no es el único deporte en el que se produce la simulación. Durante más de una década la NBA ha estado intentando erradicar el flopping, es decir, el acto antideportivo de un jugador que exagera o finge caídas después de un posible contacto físico con un contrario con el fin de engañar al árbitro para que decrete falta sobre otro jugador. 

flopping Lebron James

Caso de flopping de Lebron James en la NBA

Asimismo, antes de retirarse, David Stern implementó una normativa para evitar este tipo de acciones. El excomisionado de la NBA estableció medidas anti-flopping desde la temporada 2012-2013 castigando a los jugadores profesionales que simulasen caídas violentas o inventadas. El baloncesto profesional norteamericano puso fin a la impunidad de los simuladores con una serie de multas que van desde la simple advertencia hasta la multa de 30.000 dólares por reincidencia en el engaño de los oficiales. Para definir las jugadas de posibles flopping una comisión de la NBA analiza el vídeo de cada partido y actúa en consecuencia. 

De esta forma durante la temporada pasada varios jugadores recibieron una multa económica desde la NBA. De los casos más sonados fue la sanción de 5.000 dólares impuesta tanto a LeBron James como a David West en el cuarto partido de las Finales de la Conferencia Este entre los Miami Heat y los Indiana Pacers. Anteriormente Tony Allen (Memphis Grizzlies), Jeff Pendegraph (Indiana Pacers), Derek Fisher (Oklahoma City Thunder) y J.R. Smith (New York Knicks) también recibieron la misma sanción por engañar deliberadamente a los árbitros durante el desarrollo del encuentro. Hasta el momento la FIFA se ha resignado a seguir los pasos de la NBA y la MLS, que permiten la revisión posterior al partido para investigar simulaciones. Tal vez la Federación Internacional teme que el establecimiento de una norma que obligue a investigar estas pruebas de vídeo puede sentar un precedente para otros casos cayendo en el rearbitraje permanente de partidos.

 En conclusión desde @deportedeley creemos que el flopping se ha convertido en una mancha inaceptable en el deporte, especialmente en el fútbol, y que se debe tomar alguna medida al respecto. El éxito de la regla anti-flopping de la NBA, y su equivalente en la MLS, debería hacer reflexionar a la FIFA para incorporar una regla similar. De esta forma se fomentaría el fairplay y el espíritu deportivo sobre los terrenos de juego.

Opina y síguenos en @deportedeley

 

Deja un Comentario

Categorias BALONCESTO, FIFA, FÚTBOL, NBA

Deja un comentario